Se acercan las navidades. Aunque parezca una afirmación exagerada no lo es. Faltan solo tres meses para que estemos celebrando dichas fiestas. Una de las cosas que más nos preocupan es qué especialidades ofrecemos durante esos días a nuestros amigos y familiares y, además, cuántas calorías supondrán para nuestro organismo las copiosas comidas y cenas que suelen disfrutarse durante esas semanas. 

Son muchos los especialistas que advierten que hay que reducir, en la medida de lo posible, la exagera ingesta de alimentos que consumimos en Navidades. Aunque parezca mentira es posible si vamos pensando ya en un menú rico, saludable y muy apetecible.

Para reducir las calorías hay que optar por prescindir de fritos, rebozados y limitar los hidratos de carbonos. Dejando esto a un lado aún queda un mundo culinario maravilloso por delante. Reduce la parte dulce. No es que no vayas a probar un trozo de turrón en todas las navidades, pero tampoco es necesario que consumas una tableta diaria. Además, así seguro que lo valoras y disfrutas mucho más. También puedes optar por hacer postres caseros, una gran forma de estar en familia, de compartir un tiempo juntos y de optar por ingredientes más sanos.

 

 

Mariscos y pescados: muchas posibilidades para las comidas de Navidad que se avecinan

Y como platos principales y entrantes, opta por pescados y mariscos. Reducirás enormemente la cantidad de calorías que consumas durante dichos días. Hay infinidad de posibilidades tanto de variedades de pescados, como de forma de elaborarlos.

El marisco siempre es una gran opción y cuenta con pocas calorías. Se prepara fácilmente y cuentan con un alto poder saciante. Podemos añadir durante los entrantes ensaladas. No solo hay que pensar en lechuga y tomate. En internet puedes encontrar infinidad de posibilidades con las que sorprenderás a tus comensales. De esta forma, hemos comenzado el inicio del almuerzo y cena reduciendo enormemente las calorías que vamos a consumir. Si ya eres valiente y te atreves, no abuses del pan durante estas fechas.

Pasando a los primeros platos, opta por caldos, cremas de verduras o consomés suaves, con un toque justo de sal, limitando la cantidad de ingredientes. Una simple crema templada de tapines puede ser ideal.

Y en los segundos platos, que el pescado sea el protagonista. No hay que complicarse mucho en la elaboración. Un pescado fresco al horno, con un fondo de verduras es una opción ideal. Si hablamos de comidas a mediodía, puedes probar con guisos de arroz y pescado. Son opciones ideales, muy saludables y con muchas menos calorías que si nos centramos en consumir grasas.

El pescado al horno te permite con mucho más tiempo para disfrutar de la familia, ya que una vez introducidos los alimentos solo tienes que ir comprobando que la temperatura y el nivel de cocción de los alimentos.

 

  ¿Quieres disponer del mejor pescado y marisco para tu negocio?