/ 16 Marzo, 2020

Garantizamos el suministro de pescado fresco en todos los mercados centrales, desde el compromiso de que pueda contarse con un producto de primera necesidad y no se produzca desabastecimiento.

Ante la crisis sanitaria generada por el #COVID_19, nuestra empresa está intensificando las medidas de seguridad, así como siguiendo las recomendaciones de las autoridades gubernativas y sanitarias. 

Nuestro equipo está trabajando para abastecer los diferentes puntos de venta.

 

Para ayudar a revertir la situación, animamos a seguir las recomendaciones:

- Respeta las indicaciones de seguridad y de higiene al ir a comprar.
#QuédateEnCasa y sal únicamente en los casos decretados.
- Si todos colaboramos, vamos a conseguir #FrenarLaCurva.

 

Más información en:

(+34) 956 44 50 79
(+34) 956 44 59 62

/ 24 Febrero, 2020

Sabemos que el pescado es uno de los alimentos que nos aportan más vitaminas con un menor número de calorías. Esto es una afirmación conocida por todos. En este artículo pretendemos ahondar aún más en esta cuestión para ofreceros información detallada sobre los pescados que tienen menos calorías.

Además, debemos recordar que son una gran fuente de potasio y fósforo, fundamentales para el buen funcionamiento del organismo.

 

 

Pescados blancos: gran fuente de vitaminas

Destacamos los pescados blancos, que son una gran fuente de vitaminas, de proteínas, calcio, fósforo y hierro.

 

La merluza

Como ejemplo podemos poner la merluza, que no supera las 70 calorías por cada 100 gramos. Son una gran fuente de ácidos grasos omega-3, fósforo y potasio.

 

El bacalao

Otra de las opciones es el bacalao que llega a unas 75 calorías por cada 100 gramos de producto. La dorada, por su parte, cuenta con unas 77 calorías por cada 100 gramos de producto. Además, es una gran fuente de vitamina B.

 

El lenguado

El lenguado también forma parte de estos pescados con un nivel muy bajo de calorías. Unas 80 calorías por cada 100 gramos de producto. Además, es muy rico en yodo y fósforo.

 

El rape

El rape va también en esta línea, con unas 86 calorías por 100 gramos de producto. Rica fuente de fósforo y potasio.

 

Ahora bien, hay que tener en cuenta que el modo en el que cocinemos el pescado influye notablemente en las calorías finales del producto ya preparado.

De esta forma, si lo cocinamos a la plancha, al vapor o al horno, será mucho más ligero que si optamos por freírlo.

La opción de freír supone un aumento calórico considerable. Además, es una opción menos saciante y más apetitosa, por lo que se tiende a consumir más que si lo cocinamos de otra forma.

 

El pescado blanco: excelente para cuidar la línea

Así pues, estos pescados son unas opciones excelentes para personas que quieren cuidar la línea, o simplemente disfrutar de unas digestiones más suaves y ligeras.

El pescado es una gran opción tanto a mediodía como por la noche. Podemos acompañarlo de verduras, patatas e incluso pueden formar parte de platos de pasta o arroces.

La mezcla del pescado con hidratos de carbono es fundamental para los niños, ya que les aporta los nutrientes necesarios en etapas de crecimiento.

 

De esta forma, no solo debemos ser conscientes de que el pescado es una gran opción a la hora de confeccionar nuestra dieta semanal.

También debemos tener en cuenta que el modo en que lo cocinemos y los alimentos que elijamos para acompañarlo, van a determinar también la cantidad de calorías y nutrientes de nuestra dieta.

 

Recuerda, que es recomendable comer al menos tres raciones de pescado a la semana. La variedad del pescado es tan inmensa, que es imposible aburrirse a la hora de prepararlo y degustarlo.

 

 

 

 

 

 

 

/ 20 Enero, 2020

Comer pescado es muy favorable para la salud. Es una afirmación que todos conocemos. Los especialistas en nutrición destacan que el pescado aporta una gran cantidad de nutrientes y vitaminas y muy poca calorías.

Por este motivo, es recomendable incluir en la dieta semanal al menos cuatro o cinco raciones de pescado. A pesar de ello, hay personas que aseguran que no cumplen esta recomendación por la dificultad que les supone cocinar el pescado.

Pues bien, para que esto no sea una excusa, vamos a presentar en este artículo, una serie de pescados y recetas que son muy sencillas y que harán que comer sano sea mucho más sencillo.

 

Receta de merluza

Comenzamos por la merluza. Un pescado muy suave y agradable de sabor. En la pescadería te lo entregan listo para cocinar, tal y como deseemos. Incluso el propio personal puede asesorarte para cocinarlo de la mejor forma, para disfrutar del máximo sabor.

 

Receta de merluza al horno con patatas panaderas

Podemos poner como ejemplo la merluza al horno acompañada de patatas panaderas. Pediremos en nuestra pescadería de confianza que nos preparen los lomos de merluza para hacerlos al horno.

Ingredientes

Además del pescado, solo necesitaremos aceite de oliva, unas cuentas patatas, cebolla, sal, perejil y un poco de pimienta.

Elaboración

Cortaremos las patatas a rodajas y las pondremos sobre la bandeja. Añadiremos la cebolla cortada muy fina. Añadimos sal y perejil y la tendremos en el horno a potencia alta durante unos quince minutos.

Sacaremos las patatas del horno y reservamos. Ahora, subimos un poco la potencia del horno e introducimos el pescado, con un poco de sal y aceite. Pasados diez minutos, sacamos el pescado.

Finalmente, introducimos el pescado en la bandeja de las patatas y la horneamos durante unos tres o cuatro minutos más para conseguir un dorado más jugoso.

 

Receta de atún

Otro de los pescados preferidos, fáciles de cocinar y muy jugosos es el atún. Un pescado cuya textura nos recuerda mucho a la carne y que aporta una gran cantidad de vitaminas. También en este caso encontramos algunas recetas muy sencillas, con las que no podremos renunciar a incluir el atún en nuestra dieta semanal.

 

Receta de atún encebollado

En esta ocasión, elegimos la clásica receta de atún encebollado. Del mismo modo que la receta anterior, pediremos en nuestra pescadería que nos preparen el pescado para dicha receta en concreto.

Ingredientes

Para que no nos falte nada cuando vayamos a elaborar este plato, necesitaremos, además del atún, ajos, aceite de oliva virgen extra, sal, laurel, pimentón y orégano. Y no olvidemos disponer de vino blanco.

Elaboración

Debemos picar las cebollas en daditos pequeños y cortamos en rodajas pequeñas el ajo.

Debemos sofreírlas durante quince minutos en una cazuela con aceite de oliva virgen extra. Añadimos laurel, pimentón y orégano. Posteriormente, echamos un poco de vino blanco y lo dejamos unos tres o cuatro minutos.

Finalmente, añadimos medio vaso de agua y pasados unos minutos añadimos el pescado y un poco de sal. Lo dejaremos cocinar durante diez minutos.

 

 

Receta de bocinegro

Otro de los pescados que recomendamos, por su gran sabor, sencillez a la hora de cocinar y su textura, es el bocinegro. Hay que tener muy en cuenta los tiempos de cocción, para evitar dejar el pescado muy seco.

 

Receta de bocinegro al horno

Vamos a presentar una receta sencilla realizada en el horno, pues es una forma ideal de disfrutar de este particular pescado, típico de Conil de la Frontera y su entorno.

Ingredientes

Tan solo necesitamos el pescado, patatas, pimientos y tomates, cebolla, ajo, medio vaso de vino blanco y medio de agua. Aceite de oliva virgen extra y sal.

Elaboración

Primero sofreímos en una sartén la cebolla y el pimiento. Añadimos el ajo y la cebolla. En una fuente, disponemos las patatas cortadas muy finas y añadimos el sofrito y el tomate muy fino. Echamos el agua y el vino.

El siguiente paso sería introducir el pescado con un poco de sal. Lo metemos en el horno unos 25-30 minutos, dependiendo del horno.

Una vez que lo saques, disfrutarás de un auténtico manjar, pues el bocinegro es un pescado sibarita, que se alimenta de gambas y cangrejos.

 

¿Te gustan estas tres recetas? Son tres recetas muy sencillas, en las que necesitamos muy pocos ingredientes y que se realizan siguiendo unos pasos muy sencillos. ¡Ahora sí que comer pescado es sencillo y rápido!

/ 13 Diciembre, 2019

Consumir pescado es muy importante, ya que aporta una gran cantidad de vitaminas y nutrientes y muy pocas calorías.

 

Pero para hacerlo correctamente, es preciso tener claro que a la hora de conservar el pescado hay que seguir una norma básica: No romper la cadena de frío en todo el proceso de conservación. Y es que esta norma básica es muy importante en todo tipo de alimentos, pero mucho más cuando hablamos de productos frescos, como el pescado o la carne.

 

Cómo conservar el pescado en el frigorífico

 

Hay que tener en cuenta que una vez que compramos el pescado, podemos mantenerlo en el frigorífico un máximo de dos días, para que éste mantenga todas sus propiedades y sabor.

 

Igualmente, no hay que olvidar que es mucho mejor mantener la nevera en un nivel óptimo de refrigeración. El nivel recomendado es 4 grados, pero en caso de tener la nevera muy llena, o que normalmente abramos mucho la puerta  porque le damos mucho uso, es mejor bajarlo a dos grados.

 

Siguiendo con la conservación del pescado, un aspecto muy valorado por los consumidores es que éste normalmente lo compramos ya limpio. Las pescaderías cada vez ofrecen un mayor servicio en este aspecto, ya que los consumidores prefieren llevarlo listo para cocinar, debido bien a la falta de tiempo bien a la comodidad a la hora de prepararlo.

 

A pesar de ello, en caso de que lo hayamos adquirido sin limpiar, es fundamental que antes de guardarlo en la nevera no olvidemos lavarlo bien, limpiarlo y desechar todas las vísceras.

 

 

Evita la bolsa de plástico, el aluminio y las fiambreras

 

Algo fundamental es que hay que evitar guardarlo en el mismo papel en el que se nos ha entregado, o dentro de una bolsa de plástico. Tampoco son recomendables el papel de aluminio o fiambreras de plástico.

 

Lo ideal es utilizar un plato, en el que colocaremos el pescado y lo taparemos con un trapo un poco húmedo. Asimismo, es recomendable que lo coloquemos en la balda del frigorífico donde la temperatura es más baja. De este modo, podemos conservarlo hasta un par de días, manteniendo sus propiedades.

 

Qué hacer si has comprador más cantidad

 

Ahora bien, a veces vemos un pescado que nos gusta y lo vemos bien de precio y decidimos comprar más cantidad de la que vamos a consumir, porque pensamos congelarlo. En este caso, el proceso es diferente.

Si se da dicha circunstancia, lo apropiado es comprar bandejas para congelar y tapar con papel transparente. Además, en este caso es incluso mejor proceder a limpiarlo una vez descongelado.

Posteriormente, para descongelarlo es mejor hacerlo dejando la pieza directamente en la nevera. De esta forma, el proceso se lleva a cabo poco a poco. Así se conserva más tanto el sabor como los nutrientes y vitaminas.

 

Mantener el orden es muy aconsejable

 

Finalmente, consideramos importante apuntar que lo más aconsejable es congelar el pescado por piezas, indicando con la ayuda de alguna etiqueta qué pescado es, la cantidad que hay y cuándo se procedió a congelar. Esta simple acción facilita mucho el trabajo y ayuda a mantener el orden. Son pequeños detalles que posteriormente nos ahorran mucho tiempo.